Java

Cómo monitorear tu aplicación Java

Compártelo

Java se presentó como una solución sin costo con la ventaja de ser un lenguaje “Escribe una vez, ejecuta en cualquier lugar” cuando fue lanzado públicamente en 1995 por Sun Microsystems. Muchos años y casi tantas versiones más adelante, Java es ahora uno de los lenguajes de computadora más prominentes en la industria. Las aplicaciones basadas en Java potencian la banca, el comercio y una serie de otros sectores.

Como con cualquier sistema de computadora, las aplicaciones y servicios de Java son invaluables cuando se ejecutan como deberían, y como ingenieros, nuestro trabajo es garantizar que sean sólidos y sigan funcionando de la manera más eficiente y efectiva posible. En este artículo, vamos a ver un elemento clave para mantener sus aplicaciones Java funcionando correctamente.

El monitoreo es el proceso por el cual un sistema de computadora está configurado para informar sobre métricas clave, que se analizan para mostrar el estado casi real del sistema, y ​​se integran con restricciones lógicas para alertar al personal de operaciones cuando el sistema comienza a inclinarse hacia rendimiento óptimo.

También te puede interesar:

Desarrollando un Plan de Monitoreo Sólido

Ya sea que esté implementando un nuevo sistema o manteniendo un ecosistema existente basado en Java, contar con un plan de monitoreo completo y bien pensado es vital para el éxito de su proyecto. Hay dos tipos de métricas con las que debemos preocuparnos: las relacionadas con la Máquina Virtual Java (JVM) y las relacionadas con la infraestructura subyacente.

Consideraciones específicas para Java

Miremos las métricas específicas que se deben supervisar en un sistema basado en Java, así como las razones por las que son importantes.

Uso del montón de Java

El Heap es la parte asignada de la memoria de la computadora para la creación y el almacenamiento de objetos. La JVM no podrá crear objetos adicionales si este espacio ya se ha consumido. Como mínimo, la JVM puede detenerse y experimentar una degradación en el rendimiento, o la JVM puede terminar abruptamente.

Los posibles problemas en la aplicación (que pueden dar como resultado problemas para el uso de Heap) son la asignación inadecuada de la memoria Heap cuando se inicia la aplicación o una pérdida de memoria. En el caso de este último, a menudo se observa un aumento constante en el uso de Heap a lo largo del tiempo.

Recolección de basura

Estrechamente relacionado con el Heap está el Recolector de Basura (GC). Este proceso es responsable de identificar los objetos que ya no se utilizan y se pueden eliminar para liberar espacio para la aplicación. Este proceso necesario consume muchos recursos, por lo que si la JVM lo inicia con demasiada frecuencia o si se ejecuta durante períodos prolongados, puede ser indicativo de una pérdida de memoria o simplemente una afinación adicional necesaria.

Las métricas de GC son diferentes para cada aplicación, y su control a lo largo del tiempo ayudará a identificar tendencias e indicar cuándo se pueden necesitar mejoras.

Hilos activos

Los hilos son cómo las aplicaciones procesan su trabajo. Las aplicaciones de alto rendimiento pueden completar su trabajo rápidamente y liberar sus hilos. Un recuento alto de subprocesos activos puede indicar que el sistema está procesando una carga mayor de la esperada y puede reducir el rendimiento a lo largo del tiempo.

Tiempo de respuesta

Las aplicaciones informáticas están escritas para realizar tareas de forma rápida y eficiente. El tiempo de respuesta es una medida directa de la rapidez con que una aplicación responde a las solicitudes. El análisis de esta métrica a lo largo del tiempo le permite crear una línea base de rendimiento, y las desviaciones de esta línea de base pueden indicar que algo está mal, ya sea con la carga procesada por el servidor o podría haber un problema interno.

Métricas Clave de Infraestructura

Además de monitorear el estado de la JVM, también es importante monitorear la infraestructura de soporte y cualquier sistema de soporte. Para una aplicación Java, esto también incluiría el servidor de aplicaciones. Algunos ejemplos serían Jetty, Netty o Tomcat.

Métricas específicas de infraestructura:

Utilización de CPU
Uso de memoria / RAM
Hilos disponibles
Descriptores de archivo abierto
Conexiones de base de datos
SLA
Estado latente
Éxito de puntos finales API
Tiempos promedio de respuesta
Errores y Excepciones
Salud y estado de las dependencias

Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *